El perro más hiperactivo del mundo

En algún lugar de la tierra se encuentran dos perros, uno un poco grande y el otro más pequeño, como es de suponer, el más pequeño siempre es el que arma el desorden por su hiperactividad, en el vídeo podemos ver la historia de dos perros donde el pequeño es El más hiperactivo de los dos.
Los dos aparecen en el vídeo, el pequeño comienza a correr y cuando da una vuelta, llega hasta donde está el más grande y le trata de morder, pero sale a la velocidad de un rayo y el grande no le puede hacer nada ni siquiera responder a su juego del que está siendo víctima, pues sólo se queda mirándole y ya.
De un momento a otro el perro más grande se entusiasma con el juego y le coloca más atención a su amigo de juego para mirar de qué manera podría responder a las insinuaciones de este hiperactivo compañero, una vez puesto a la expectativa, la próxima vez logra responder a su compañero, jugando según ellos de forma divertida.

El más hiperactivo no soporta el ataque de su contendor
El perro más hiperactivo, es posible que no se imaginó que su compañero de juego le iba a responder y cuando se encontraron de frente, El más hiperactivo no pudo resistir el ataque del otro perro y tuvo que caer al piso tan largo como era, allí en el suelo es posible que estuviese pensando como librarse de su terrible compañero.

El perro más hiperactivo del mundo

El perro más hiperactivo del mundo

Una vez se levantó comenzó de nuevo como la primera vez, pero con mucha más precaución para no llevarse una nueva sorpresa con los ataques de su compañero o mejor, su contendor, quien desde luego tendría más fuerza que él, ahora tendría que inventar algo que le hiciera estar en pie más tiempo.
Lo que hizo El más hiperactivo fue que cuando se sintió atacado de nuevo buscó la táctica de sentarse frente al otro perro y no darle el gusto de que lo volviera a tumbar al piso desde donde se levantó la primera vez avergonzado por no poder soportar el juego que estaba haciendo su amigo, el perro más grande.
El más hiperactivo creó estrategias para salir bien librado.
La otra estrategia que se inventó es no volver a correr con la velocidad con que antes lo hacía, esto le hacía perder con facilidad el equilibrio y proporcionaría una nueva caída al piso, desde donde se tendría que levantar de nuevo avergonzado por lo sucedido en un juego desventajoso como el que hacía.
El juego continuaba en una forma más tranquila como debió ser desde el principio, pero que por no saber nada al respecto tuvo una excelente lección de la que El más hiperactivo no querría volver a tener bajo ninguna circunstancia, ni siquiera porque le nombraran el mejor de los alimentos para degustarlo. Uno y otro perro habrán aprendido la importancia de jugar tranquilamente y no ser demasiado hiperactivo.

Compártelo con tus amigos:Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone
victor lopez Sobre mí Esta noticia ha sido creada el 15 enero 2014 a las 9:47 en InicioHumorEl perro más hiperactivo del mundo y si quieres puedes comentarla.
Si te ha gustado El perro más hiperactivo del mundo y esta web, puedes seguirla a través de Facebook, Twitter y también puedes recibir las nuevas noticias de la web en tu correo pincha en este enlace para darte de alta. Además también puedes seguir las noticias por RSS.