La broma del muerto inquieto

En el siguiente vídeo veremos una broma de un muerto muy inquieto, para la realización de esta broma se necesitó de dos carros funerarios, un ataúd, una persona que actuara como muerto y el señor que representó a la persona que trabajaba en la funeraria. En esta broma se necesitó que las personas quisieran ayudar a este hombre que necesitaba pasar un muerto de un carro al otro.
Lo normal es que un ataúd se movilice entre varias personas, en esta ocasión le tocaba hacerlo a un solo hombre, por esta razón pidió de la ayuda de otras personas que pasaban por el lugar, lo que no sabían ellos es que todo hacia parte de la broma de un muerto muy inquieto.
Al bajar el muerto del carro se cae el ataúd y a su vez el muerto, esto ocasiona un poco de susto a las víctimas de la broma, pero el susto es mayor cuando el muerto abre los ojos, o toca a cada una de las victimas causándoles un gran susto.

Con la broma de un muerto muy inquieto, los observadores se divierten
Este muerto cuando se cae del ataúd y lo vuelven a meter en el mismo, empieza a adoptar movimientos de las personas vivas, como es abrir los ojos, mover las manos, entre otros. Las personas víctimas de la broma fueron muy valientes, porque tomaron al muerto y la metieron en el ataúd.
Cuando el muerto mueve las manos una de las señoras grita y el señor trata de convencerle de que todo hace parte de algunos reflejos que conservan las personas muertas, pero en realidad no es esto, ya que todo hace parte de la broma de un muerto muy inquieto.
Aparece en el vídeo otra señora que comienza a ayudar al señor de la funeraria, pero ella se sorprende al ver el muerto que abre los ojos y tiene actitudes de una persona viva, el hombre trata de conversarla de que lo siga ayudando, diciéndole que lo único que debe de hacer es cerrarle los ojos, pero esto no logra calmar a la señora.
El trabajador de la funeraria trata de convencer a todas las mujeres y hombre víctimas de la broma que el hombre que está en el Ataúd en realidad está muerto y que por tal razón no tiene por qué asustarse. Pero ellas no le creen nada a causa de que la broma de un muerto muy inquieto es muy real.

La broma del muerto inquieto

La broma del muerto inquieto

Por último, llega una mujer a la que este bromista le dice que le cierre los ojos. Como si fuera poco, le dice que le acomode la corbata al muerto que se comporta como si estuviera vivo. Cuando la mujer trata de acomodar la corbata el muerto le coge las manos, causándole un gran susto, que de seguro recordara por mucho tiempo.
Al final de la broma de un muerto muy inquieto se muestra a las personas que todo hace parte de una broma y que pueden estar tranquilos.

Compártelo con tus amigos:Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone
victor lopez Sobre mí Esta noticia ha sido creada el 22 abril 2014 a las 9:29 en InicioHumorLa broma del muerto inquieto y si quieres puedes comentarla.
Si te ha gustado La broma del muerto inquieto y esta web, puedes seguirla a través de Facebook, Twitter y también puedes recibir las nuevas noticias de la web en tu correo pincha en este enlace para darte de alta. Además también puedes seguir las noticias por RSS.