La diversión como producto de la ingenuidad

En este artículo se contará sobre una inofensiva broma Producto de la ingenuidad de pequeños niños; este vídeo divertido se realiza en un consultorio médico, donde están un doctor, otro hombre y cada uno de los niños.
El vídeo se comienza con la pregunta que el doctor le hace a los niños, quienes deben decir el nombre del fonendoscopio; el primer niño al que le realizan la broma no sabe, pero la niña siguiente sí y le responde correctamente. Posteriormente el doctor se coloca en aparato en el corazón y pide a los niños que escuchen el latido de su corazón.
El doctor está hablando con los niños cuando entra un segundo doctor, a quien el primero le comenta que le está enseñando a Mario, o sea al niño, a conocer el fonendoscopio, ante lo cual el niño debe colocar el elemento medico en el corazón del segundo hombre, para así realizar la broma Producto de la ingenuidad.

Los niños se impactan positivamente producto de la ingenuidad.
Al colocar el fonendoscopio en los dos lados del pecho del segundo doctor, el niño manifiesta que sucede algo extraño, en vez del ruido del corazón, se oye el sonido de un pájaro, aun el niño comienza a repetir los sonidos que oye y se siente además de impactado, divertido por todo lo que está sucediendo.

La diversión como producto de la ingenuidad

La diversión como producto de la ingenuidad

Como Producto de la ingenuidad, cuando se le pregunta de nuevo por lo que está escuchando el niño, responde que es el corazón del segundo doctor diciendo pío, pío. La otra forma de querer impactar la inocencia de los niños es mostrándoles una radiografía, el segundo doctor está tras la radiografía.
Desde luego que la radiografía no es de él, sino es un pájaro que los niños pueden apreciar y se convencen que dentro del doctor hay un pajarito; para que ellos estén más convencidos, el segundo doctor se coloca plumas en las manos y al toser las coloca en la boca para que con el aire salgan al espacio.
Un broma bien diseñada Producto de la ingenuidad, que divierte y asombra.
En cuanto a la convicción de que el segundo doctor es un pájaro como Producto de la ingenuidad, el primero pregunta ¿qué comen los pollitos? el niño contesta: maíz y le es entregado un poco para que le dé al segundo doctor, a quien el niño comienza a compartirle por cucharadas para que coma.
Les es mostrada una segunda radiografía en la que aparece el pajarito interno comiendo, los doctores quieren hacerle entender al niño que el pájaro entró en el estómago del doctor por la boca, puesto que él duerme con la boca abierta, ahora el niño argumenta que si él duerme así, el pájaro entro por la ventana.
Para no dejar a los niños con una gran intriga, el segundo doctor se acuesta para que le otro le extraiga el pollito, lo cual hace que los niños salgan de su asombro Producto de la ingenuidad y a lo mejor que se den cuenta de la verdad y por lo cual el pajarito es sacado del bolsillo.

Compártelo con tus amigos:Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone
victor lopez Sobre mí Esta noticia ha sido creada el 7 diciembre 2013 a las 20:54 en InicioHumorLa diversión como producto de la ingenuidad y si quieres puedes comentarla.
Si te ha gustado La diversión como producto de la ingenuidad y esta web, puedes seguirla a través de Facebook, Twitter y también puedes recibir las nuevas noticias de la web en tu correo pincha en este enlace para darte de alta. Además también puedes seguir las noticias por RSS.