La pregunta que el papa no pudo responder

En Filipinas, hace algunos días, durante la visita del Papa Francisco a los jóvenes de la Universidad de Santo Tomás de Manila una niña que vivió en la calle hizo una pregunta que el sumo pontífice no pudo responder, qué podría no tener respuesta.

La pregunta fue tan trascendental que inspiró al Papa para que realizara un discurso improvisado. La pequeña llamada Glyzelle Palomar es una filipina de 12 años de edad que vivió en la calle y su pregunta estaba relacionada a lo que tuvo que vivir.

Cruel historia inspiró la pregunta que Papa no pudo responder

Glyzelle quien tuvo una dura historia en la calle se acercó al pontífice y con lágrimas en sus ojos le preguntó ¿Por qué Dios permite estas cosas, aunque no es culpa de los niños? y ¿Por qué tan poca gente nos viene a ayudar?
A esta pregunta, el Papa no pudo responder y a cambio, con un gran abrazo le dijo que esa era la única pregunta que no tenía respuesta, e inició su discurso motivado con estas tristes palabras que tan emotivamente pronunció la pequeña.

La pregunta que el papa no pudo responder

La pregunta que el papa no pudo responder

La pregunta que el Papa no pudo responder tuvo lugar durante el encuentro con los jóvenes en la Universidad Santo Tomás de Manila, Glyzelle se presentó ante el pontífice y le realizó la pregunta. La pequeña iba acompañada de Jun Chura, otro niño de 14 años que habitó en la calles.

El niño leyó un conmovedor testimonio acerca de la vida que tienen estos menores en las calles donde afrontan abusos, drogas y son sometidos a la prostitución. Precisamente la pregunta de Paloma derivada de esta situación.

La niña que hizo la pregunta que el Papa no pudo responder

Estos dos niños que han conmovido no solo al Papa sino al mundo con su historia y su pregunta fueron salvados por la Asociación Tulay Kabataan, precisamente la ONG que organizó la casa de acogida en la que estuvo el Pontífice.

Lo más sorprendente que se puede ver en el vídeo es que la niña al leer la pregunta que el Papa no pudo responder, no pudo terminarla y se puso a llorar, no sin antes haber hablado acerca de la situación de los niños abandonados por sus mismos padres.

Estos pequeños son sometidos a la prostitución en donde los abusos y el consumo de drogas era parte de la odisea. Al final del testimonio y las preguntas, los niños se acercaron al Papa y le entregaron un libro con fotografías y una pulsera de la asociación.

En ese momento el pontífice aprovechó para consolar a la pequeña Glyzelle dándole un fuerte abrazo y acariciándole la cabeza, la niña se regocijó en él por unos minutos.

El discurso improvisado del Papa tuvo su lugar en español, ya que dejó de lado el que ya tenía preparado, no sin antes pedir permiso y empezar diciendo que esta era la única pregunta que no tenía respuesta.
Al final, el Papa instó a los cerca de 30 mil fieles para que no tuvieran miedo a llorar.

Compártelo con tus amigos:Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone
victor lopez Sobre mí Esta noticia ha sido creada el 1 febrero 2015 a las 10:16 en InicioCosas curiosasLa pregunta que el papa no pudo responder y si quieres puedes comentarla.
Si te ha gustado La pregunta que el papa no pudo responder y esta web, puedes seguirla a través de Facebook, Twitter y también puedes recibir las nuevas noticias de la web en tu correo pincha en este enlace para darte de alta. Además también puedes seguir las noticias por RSS.