Cotillón de NocheVieja en el DOMO STADIUM

No iba a publicar nada al respecto pero al leer esta noticia que me han pasado del Heraldo De Aragón, han florecido las ganas. Este año fuí de cotillón de NocheVieja al DOMO STADIUM. Todo lo que ocurrió lo resumiría en lo siguiente. Según tengo entendido en ese “local” caben 1500 personas y son 1500 metros cuadrados, es decir 1 metro cuadrado por persona, lo que la ley estipula como mínimo por persona mide 1000 metros cuadrados, por lo que el aforo permitido son 600 personas.
Ese día por razones que desconozco, según me dijeron habían vendido cerca de 2000 entradas…

Con lo que todo lo que vais a leer a partir de aquí, en mi opinión es consecuencia de eso, nada más lejos.

Esta es la noticia íntegra del periódico:

La que para muchas personas es la noche más especial del año, la del 31 de diciembre, para un grupo de jóvenes zaragozanos la pasada Nochevieja se convirtió en una mala experiencia. Es el caso de Daniel Ochoa y de su amigo Jorge, ambos de 19 años. Habituales hasta 2007 del cotillón de fin de año de la Sala Oasis, los jóvenes, debido al cierre de la discoteca, decidieron acudir al Domo Stadium, en la avenida de María Zambrano de Zaragoza.

“Ofrecían barra libre, bolsa de cotillón, recena y sorteo de regalos por 30 euros para las chicas y 35 para los chicos, en horario de 1.30 a 6.30. También aseguraban un premio a todo aquel que fuera disfrazado. Nos pareció un buen precio y decidimos comprar la entrada”, explica Daniel Ochoa.

Hasta aquí todo parecía “normal”. Los problemas comenzaron cuando estos dos amigos salieron de su casa, tras las campanadas, con la intención de pasar una noche divertida. “Al llegar a la puerta del Domo Stadium la fila para entrar ya era tremenda. Tanto que no conseguimos acceder al local hasta las 3.30”, cuenta Ochoa.

Una vez dentro la situación “no mejoró en absoluto. Para poder dejar la cazadora en el guardarropa había que esperar una hora y para pedir una copa, otro tanto. No hubo ni sorteos de regalos, ni recena ni nada de lo que decían en la publicidad del cotillón. Y lo peor de todo fue lo de los baños. Había que esperar otros 60 minutos para poder entrar. Al final, la gente, tenía que salir a la calle”, argumenta, indignado, Ochoa.

Una mala experiencia

Entre los “cientos de personas” que asegura Ochoa que se congregaron en la fiesta, se encontraban Víctor Martínez, de 28 años; Laura Sales, de 24, y Daniel Sánchez, de 26. “Fuimos en dos grupos y, en total, nos juntamos unos 18 amigos. Decidimos ir al cotillón del Domo porque nos pareció que el precio estaba muy bien. No podíamos ni imaginar lo que nos esperaba”, explica Daniel Sánchez.

Al llegar, se encontraron, como Ochoa y su amigo, una “larga fila que cruzaba hasta la avenida. Ya nos pareció algo excesivo, pero creímos que el acceso sería rápido. Todo lo contrario. Estuvimos más de una hora parados en el mismo sitio. Conseguimos entrar a las 3.40”, cuenta Laura Sales.

“Dentro del local todavía fue peor. La gente se amontonaba y hubo momentos, cuando fuimos al guardarropa, que pasamos miedo por el agobio y la angustia de ver a tantísima gente congregada allí”, argumenta Sales.

Este grupo de amigos tuvo que esperar “una hora” para dejar sus abrigos en el ropero. “Nos dieron tres perchas para ocho prendas y llegó un momento en el que se acabaron”, cuenta Sánchez. “Y lo de los vasos no tiene nombre. A la entrada te daban uno de plástico que tenías que guardar toda la noche. O sea, que si pedías dos o tres copas, que no fue nuestro caso porque solo conseguimos tomar una porque también había colas para llegar a cualquiera de las dos barras, te rellenaban el mismo vaso”, cuenta Víctor Martínez.

Cerca de 200 reclamaciones

Antes de abandonar el Domo Stadium, -a las 6.30-, los jóvenes intentaron poner una queja. “Pedimos las hojas de reclamaciones y nos dijeron que no tenían. Así que nos daban folios en blanco… una vergüenza. Y encima nos dijeron que solo devolvían el dinero a quienes no habían conseguido entrar. Fue el peor cotillón de nuestras vidas”, comenta Daniel Sánchez, quien, acompañado de sus amigos, ha puesto una reclamación en la Oficina Municipal de Información al Consumidor del Ayuntamiento de Zaragoza (OMIC).

“Ya son 197 las quejas que hemos recibido por el mismo tema. En vista del elevado número de reclamaciones lo que vamos a hacer es una denuncia tipo para que todos los afectados la firmen”, explican desde la OMIC. “El siguiente paso será presentarlas ante los departamentos de Consumo y Urbanismo de la DGA para que se tomen las medidas oportunas”, aseguran las mismas fuentes.

Por su parte, este periódico no obtuvo respuesta a las numerosas llamadas realizadas al Domo Stadium durante la tarde de ayer.

Enlace directo a la noticia en el Heraldo.es

victor lopez Sobre mí Esta noticia ha sido creada el 8 enero 2009 a las 9:32 en InicioPersonalisimoCotillón de NocheVieja en el DOMO STADIUM y si quieres puedes comentarla.
Si te ha gustado Cotillón de NocheVieja en el DOMO STADIUM y esta web, puedes seguirla a través de Facebook, Twitter y también puedes recibir las nuevas noticias de la web en tu correo pincha en este enlace para darte de alta. Además también puedes seguir las noticias por RSS.