El hipo y los bebés

El hipo es un involuntario espasmo del diafragma; típicamente repetitivo varias veces por minuto. El brusco flujo de aire dentro de los pulmones causa que la epiglotis se cierre, creando el “hic”. Puede ser también por fallo del duodeno.

El diafragma casi siempre funciona a la perfección. Desciende cuando inhalas para ayudarte a llevar aire a los pulmones y sube cuando exhalas para poder expulsar el aire de los pulmones. Pero a veces el diafragma se irrita y cuando esto sucede, sube de manera brusca y hace que la respiración sea diferente de lo normal. Cuando esta respiración irregular llega a la laringe, se produce el hipo.

Algunas de las cosas que irritan el diafragma son comer demasiado o demasiado rápido, una irritación en el estómago o la garganta, o sentirte nervioso o excitado. Casi todos los casos de hipo duran sólo unos minutos. Algunos casos de hipo pueden durar días o semanas, pero es poco habitual y normalmente es un signo de otro trastorno médico.

En raras ocasiones es producido debido a un fallo de una parte del sistema digestivo conocida como duodeno. Cuando se produce esto tarda en desaparecer.

El hipo, aunque benigno, a veces, si es durante mucho tiempo llega a causar la muerte, aunque solo en casos aislados.

El hipo se define como una serie de contracciones espasmódicas, súbitas e involuntarias de la musculatura inspiratoria, principalmente el diafragma, seguidas de un cierre brusco de la glotis, lo que origina un sonido peculiar y característico. Es un problema generalmente benigno y transitorio, culturalmente gracioso, la mayoría de las veces idiopático y de fisiopatología no bien conocida.

En ocasiones puede mantenerse en el tiempo incomodando enormemente a quien lo padece, llegando a provocar insomnio, pérdida de peso, dehiscencia e infección de suturas e incluso, bloqueo auriculo-ventricular. En estos casos puede ser signo de patología severa, por lo que estos pacientes deben ser objeto de una atención médica que evalúe las posibles entidades clínicas subyacentes.

Así, el hipo persistente (singultus, en su denominación científica correcta) es aquel que se presenta en forma de un ataque prolongado o ataques recurrentes de hipo durante un tiempo determinado, generalmente más de 48 horas. Suele resolverse sin tratamiento farmacológico pero puede ser necesario administrarlo y plantear su estudio etiológico.

Ahora ver a estos dos bebés que bien se lo pasan, con algo tan simple como es un hipo.

victor lopez Sobre mí Esta noticia ha sido creada el 12 febrero 2008 a las 16:02 en InicioHumorEl hipo y los bebés y si quieres puedes comentarla.
Si te ha gustado El hipo y los bebés y esta web, puedes seguirla a través de Facebook, Twitter y también puedes recibir las nuevas noticias de la web en tu correo pincha en este enlace para darte de alta. Además también puedes seguir las noticias por RSS.