La vergüenza de los Mundiales

Leo en el Pais que, el alemán Briegel reconoce el amaño del partido con Austria en España 82 que eliminó a Argelia.

La vergüenza de los Mundiales

La vergüenza de los Mundiales

El ex internacional alemán Hans-Peter Briegel, hoy seleccionador de Bahrein, confesó en una entrevista concedida a un periódico de los Emiratos Árabes que en el partido de la Copa del Mundo de España 82 entre Alemania y Austria hubo tongo entre las dos selecciones europeas para clasificarse y dejar fuera a Argelia, a la que ahora pide perdón.

Fue la mayor mancha de la historia del fútbol alemán. Todavía hoy se habla de ella como la vergüenza de Gijón. Tras la sorpresa inicial en la liguilla de la primera ronda de la victoria de Argelia sobre Alemania (2-1), se llegó al último encuentro: Austria-Alemania. Un 1-0 a favor del equipo germano clasificaba a los dos. El espectáculo que se vivió en El Molinón fue tal -un día después de la victoria de Argelia sobre Chile (3-2) en el Carlos Tartiere de Oviedo- que hasta se dio un conato de invasión del campo.

A los 11 minutos, el delantero Hrubesch marcó un gol para Alemania y… todo se acabó. Los jugadores de los dos conjuntos empezaron a pasarse el balón en el centro del campo sin aproximarse una sola vez a las áreas. En la gradas, los seguidores argelinos rugían y agitaban billetes para acusarlos de “vendidos”. Este diario tituló su crónica: “Sin dignidad ni gallardía”. El Comercio, asturiano, publicó la suya en la página de sucesos como si de un robo se hubiera tratado.

Ahora, cuando se cumple un cuarto de siglo, Briegel, un defensa que jugó 72 partidos con su selección y era conocido como La Apisonadora del Palatinado, reconoce que “Alemania hizo trampa para echar a Argelia” y que para ello se puso de acuerdo con Austria. Y declara: “Aunque lo ocurrido saltaba a la vista, la FIFA decidió no sancionar a nadie. Sólo me queda disculparme ante los argelinos, que habían merecido clasificarse” por su buen juego.

Al concluir la pantomima, cientos de argelinos se personaron ante el hotel de la playa gijonesa en el que estaban alojados los futbolistas alemanes y les gritaron indignados. El portero Toni Schumacher les respondió desde un balcón lanzándoles cubos de agua y de basura. No fue la única actuación falta de civismo del arquero germano, que en las semifinales contra Francia (3-3), ganada en los penaltis -Italia se llevó la final (3-1)-, cometió una falta tremenda sobre el líbero Patrick Battiston. Tan duro fue el choque que se temió por la vida del líbero galo, que salió inconsciente y con unos cuantos dientes menos del estadio. “Le pagaré los gastos de una corona dental”, abundó Schumacher.

A la federación de Argelia, entretanto, no la consoló que los futbolistas alemanes fuesen recibidos con una lluvia de huevos y tomates en su hotel. Su lucha contra los burócratas de la FIFA, con su vicepresidente, el alemán Herman Neuberger entre bambalinas, fue quijotesca. El organismo rechazó la petición magrebí de impugnar el encuentro después de tres horas. “El partido se disputó según las reglas del juego. La FIFA no interviene en las tácticas y sistemas que emplea cada equipo”, cerró el asunto.[c&p]

Y digo yo, cuantas y cuantas cosas han pasado en el futbol y no se ha dicho nada. Ejemplo: Tangada en el Corea-España, con un tal GAMAL GHANDOUR de protanonista, bueno el y los dos de los banderines, que no se si llegaban a ser lineres, porque en vez de brazos tenian muelles y un laaaaaaaaargo etc.

En fin, el futbol es futbol.

victor lopez Sobre mí Esta noticia ha sido creada el 9 enero 2007 a las 8:48 en InicioDeportesLa vergüenza de los Mundiales y si quieres puedes comentarla.
Si te ha gustado La vergüenza de los Mundiales y esta web, puedes seguirla a través de Facebook, Twitter y también puedes recibir las nuevas noticias de la web en tu correo pincha en este enlace para darte de alta. Además también puedes seguir las noticias por RSS.