Las causas de los atascos de tráfico

Matemáticos de la Universidad de Exeter han resuelto un misterio que afecta a ciertos atascos, desarrollando un modelo para explicar cómo se generan embotellamientos importantes en el tráfico por carretera sin causa aparente. Muchos atascos dejan a los conductores confundidos cuando logran después de una molesta espera alcanzar el otro extremo de una cola, sin haber encontrado ninguna causa visible. Ahora, un equipo de matemáticos de las universidades de Exeter, Bristol y Budapest ha encontrado la respuesta.

El equipo desarrolló un modelo matemático para demostrar el impacto de eventos breves e inesperados como un camión que momentáneamente se sale de su carril en una calzada con dos carriles de sentidos opuestos. Su modelo reveló que al reducir la velocidad por debajo de una velocidad crítica, un conductor forzaría al automóvil que va inmediatamente detrás a reaccionar reduciendo más aún su velocidad, y al automóvil posterior a éste a reducir todavía más su velocidad. El resultado de esto es que varios kilómetros por detrás, los automóviles finalmente se verían obligados a detenerse, sin que los conductores pudieran imaginar la causa que provoca esa situación.

El modelo predice que éste es un escenario muy típico para una carretera muy ocupada (con más de 15 vehículos por kilómetro). El atasco se mueve hacia atrás a través del tráfico, creando lo que se denominada una “onda viajera regresiva” que los conductores pueden encontrar muchos kilómetros atrás, varios minutos después de que fuera activada.

Los conductores, los policías de tráfico y los responsables de los diversos aspectos de la infraestructura de transporte por carretera no sabían anteriormente por qué se producen atascos como estos. Según el modelo, un tráfico denso no llevará de manera automática a la congestión. Este modelo toma en cuenta el margen de tiempo de que disponen los conductores para reaccionar. Un margen de tiempo corto, por haber tardado demasiado el conductor en detectar el problema, o por otras causas, le lleva a frenar más bruscamente de lo que habría hecho si su margen de tiempo hubiera sido mayor.

Lo que realmente importa es cuán bruscamente frena el conductor. Un frenado suave de alguien que ha logrado identificar con suficiente antelación un problema momentáneo permitirá que el flujo del tráfico se mantenga igual que antes. Un frenazo brusco, normalmente causado por un conductor que reacciona tarde a un problema o que se encuentra con que éste se produce a corta distancia de él y de modo imprevisible, puede afectar al flujo del tráfico durante muchos kilómetros hacia atrás.

victor lopez Sobre mí Esta noticia ha sido creada el 6 febrero 2008 a las 9:01 en InicioCosas curiosasLas causas de los atascos de tráfico y si quieres puedes comentarla.
Si te ha gustado Las causas de los atascos de tráfico y esta web, puedes seguirla a través de Facebook, Twitter y también puedes recibir las nuevas noticias de la web en tu correo pincha en este enlace para darte de alta. Además también puedes seguir las noticias por RSS.